¿Qué son los gatos ferales?

En este momento estás viendo ¿Qué son los gatos ferales?
gato feral

El gato feral es un gato que ha carecido de contacto humano desde su nacimiento.

Han podido ser el resultado de la reproducción de algunos gatos abandonados, que se han readaptado a un “medio silvestre”.

Su vida es mucho más corta que la de un gato doméstico. No suelen vivir más de 3 o 4 años, ya que están expuestos a enfermedades, peleas, accidentes y las condiciones climatológicas que tampoco les ayudan.

Se agrupan en “colonias” en zonas apartadas, casas en ruinas, fabricas, parques, urbanizaciones y huyen casi siempre del contacto con humanos.

¿Pueden llegar a aportar beneficios?
En las ciudades proliferan ciertos roedores o insectos que carecen de amenazas “naturales”, el gato es su mayor enemigo, manteniendo a raya la invasión de ciertas plagas transmisoras de peligrosas enfermedades.

Pero…la convivencia entre estas colonias y los vecinos no siempre es fácil y a muchas personas, les resultan molestas, denuncian la proliferación descontrolada, los gritos y maullidos, olores por marcajes.

¿Cómo se evitan o se controlan las molestias derivadas de estas comunidades de gatos ferales?

Los gatos de las colonias se gestionan capturándolos, esterilizándolos y devolviéndolos a su lugar de captura, lo que es su hogar.

Esto evita:
▪ Molestias a vecinos próximos por marcajes y olores
▪ La reproducción incontrolada y aumento de los individuos
▪ Las peleas de los machos por las gatas y las expresiones vocales tan molestas del celo
▪ Enfermedades mortales para ellos que se contagian a través de estas peleas y por montas incontroladas

¿Cómo distinguimos en una colonia feral a un gato ya esterilizado?

En algunos países se realiza bajo la anestesia de la esterilización un pequeño corte en la oreja, ya que la manipulación de estos gatos en su colonia es muy, muy complicada y es la mejor forma de reconocer a los gatos que ya han sido esterilizados y, por lo tanto, no hay que volver a capturar.

Es importante entender que no son ninguna plaga y que no suponen ningún peligro, simplemente son gatos que se han criado en un hábitat no doméstico y, como resultado, los estímulos de su entorno y sus contactos, hacen que actúen de forma distinta.